No nos hacemos falta

MarianttoniettaCollectMoments

Cuando el amor se desvanece entre los surcos de la indiferencia, los silencios son armas mortíferas que sellan labios y corazones.

Las palabras se convierten en dardos envenenados que hieren, que lastiman y duelen.

Las miradas, perdidas y ausentes, siembran distancias imposibles de recorrer.

Gestos y caricias pobres, preámbulo de una despedida silenciosa.

Quizá no sabemos estar juntos, o simplemente nos hemos acostumbrado a sobrevivir navegando en un amor a la deriva.

Quizá ya no nos hacemos falta, y hemos aprendido, a la fuerza, a no estar enamorados.
Casa Batlló Marianttonietta’s photo

Ver la entrada original