Anlukijole!

Ese ángel de luz sonriente,

acerca la luna a la corriente,

en la ”kiaridad” de la ventana,

José Luis siente una nana,

ese león con su pijama,

responde a gritos desde su cama…

Anuncios

No podría vivir sin…

No podría vivir sin esos compañeros que llenan el alma,

me enseñan, me entretienen, me consuelan, me levantan,

puedo llorar, reir, soñar,

recorro el mundo, liberando mi adrenalina en las persecuciones más intensas.

Me sobresalto en esos planos de oscuridad, mi miedo estalla…

Entablo simpatías y antipatías con los personajes más extraños e inexistentes, — ¡los siento, como una parte de mi!

¡¡¡Libros, libros, libros!!!

¡NO MUERAN NUNCA!!!

 

Sé que volverás…

Sé que volverás aunque hoy, no lo creas!

Sé que volverás a mirar de frente, y  a  ver la luz en tu camino,

sé que volverás a sentir amor a plenitud, a reír a carcajadas,

sé que volverás a levantarte en medio de la tempestad,

sé que volverás a sentir ese fuego que aviva la pasión,

sé que volverás a creer en otros ojos, otras miradas, otras palabras,

con igual o mayor intensidad, Sé que volverás…

Poses

Detrás de la cortina, despojándome de la frescura callejera,

dejando poses y cortesías ensayadas,

sale el dolor y la amargura acostumbrada.

Cuando la noche abre sus alas de oscuridad y silencio, te recuerdo!

Pero.,

Cuando el día abre con su radiante sol, iluminando mi cara, Te olvido!

 

Pequeñas vacaciones

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Caminando por el puerto, mirando al mar ,la brisa golpea mi cara,

fotos, rincones, esculturas, momentos que quiero retener,

esa pequeña flor que crece en la unioń de dos baldosas,

entrando a una majestuosa catedral ,la mano extendida de un mendigo detiene mi paso,

zapatos que se mueven con prisa, otros plácidamente,

mezclando el murmullo de la gente,

el sol, reflejando sus rayos  sobre pieles multicolores, hacen agradable nuestro paseo.

Un helado se derrite entre mis manos,

su café le quema los labios, nos reímos, nos quejamos,

pero, continuamos disfrutando de unas  pequeñas vacaciones.

Un cansancio diferente, gafas de sol, de lectura,

manos llenas de información, queriendo probar y disfrutar cada plato típico,

cada leyenda, nuestra retina y corazón quieriendo interiorizar cada  detalle de cada lugar.

 

Alma desnuda

Quiero poder volar,

volar tan alto, que se pierda de mi vista la realidad conocida.

Como pájaro sin rumbo, cruzo  el horizonte dejando atrás el mar,

continuo  un vuelo sin fronteras, donde sólo mi cansancio me detenga.

Dejando espacios, mente, limitaciones,

el cuerpo cubierto por la magia de la curiosidad.

Pero,

si éste, me impide vivir este momento,

mi alma desnuda abre sus alas recorriendo el firmamento.

 

 

Siempre hay…

Siempre  hay quien te quiere ayudar,

siempre hay quien se quiere aprovechar en una situación dificil.

Siempre hay puertas que se abren en momentos inesperados,

a veces  te dan un portazo cuando menos lo esperas.

Hay ilusiones que mueren con la rutina,

pero hay esperanzas que renacen en un instante.

Hay veredas que se convierten en caminos ,acortando distancias.

Siempre hay caminos que se pierden cuando se descubren  nuevas vías,

que te llevan de manera directa al mismo lugar.

Siempre hay lugares nuevos que explorar, aunque no conozcas el camino.

Siempre hay…

 

 

 

“Un todo”

Necesito mi momento para estar commigo,

necesito verme, sentirme, recuperarme,

necesito sentir, que el aire que respiro llegue a mi interior,

necesito asumir, que tres cuerpos, ¡que son sólo mios,!

puedan juntarse sin que el miedo los separe.

Mi cuerpo físico, mental, y emocional deben convivir en un mismo espacio,

fusionados en libertad, formando el  todo que soy .

 

Ven conmigo…

Ven conmigo,

caminemos esos mundos perdidos donde la ilusión,y el paisaje se junten,

contemplemos parajes inesperados.

Ven conmigo

Con la mochila vacía de recuerdos, temores, y penas.

Ven,

aparcando por un instante la realidad,

llevando en tus manos la fantasía,

donde la imposibilidad no exista,

Ven,

donde la pasión desaloje la frialdad,

donde la ternura anule la brusquedad,

ven,

donde esa mirada  serena, calme mi intranquilidad,

donde vencedores y vencidos,  tiendan su enorme mano,

en paz, sin dobleces, ni limitaciones.

donde la utopía, sustituya la crudeza de una realidad injusta.

Ven,

con los ojos abiertos,

mírame!, con la misma limpieza,

que yo te miro a tí.

Ven…

 

 

 

 

 

 

 

En navidad!

Mientras don Ernesto tendía la colada,

el estruendo de un portazo

sacudió su cuerpo de arriba abajo,

en estado de shock, quiso continuar, pero no pudo.

Un grupo de niños del vecindario se acercó a él

vociferando…¡Viejo gruñón, insoportable!

Tratando de controlar el baile de sus rodillas,

cogió el cesto con la ropa mojada,

entró en casa con lagrimas a punto de caer.

Decidió correr a su refugio favorito… ¡ Su querido parque!

En el mismo rincón de cada día,

con la cabeza entre sus manos,

en soledad, descargó todo su dolor.

Sin reparar en la mirada curiosa

que un pequeño gato, le dirijía de manera incisiva,

sin perder detalles,

como queriendo ofrecer consuelo.

Repentinamente  don Ernesto, levantó la  mirada

encontrándose directamente en el interior de la pupila del pequeño.

Un grupo de delincuentes,

esperando detrás del  banco,  aprovecha la distracción,

se acercan con rapidez

cogiendo el gato por el rabo,

tirando del anciano con todas sus fuerzas,

golpeando su cabeza,  roban su cartera,

dejando al hombre inconsciente,

el gato maullando, con la sangre formando círculos

alrededor de su cuerpo.

Erni,  oh ,Erni

¡como me alegra encontrarte! -gritó Lola.

-Tan guapo como siempre!

-Me siento feliz,  mi querida lola!

Árboles, flores, mariposas,

¡Que bonito, es todo!  -no me había fijado en esta calle,

repetía con admiración Ernesto.

Lola, exuberante con una bata blanca,

sus ojos brillantes, pícaros….

Besaba a Erni, mientras preparaba un suculento manjar de navidad.

Mandarinas, mangos, plátanos, manzanas, uvas.. contaba Ernesto ,las frutas…

que adornaban la mesa-¡Me encanta!

Flores frescas  ¡orquideas! – mi favorita,

Cuándo la has traído?-Preguntaba Lola.

-Era tu sorpresa!

-Sabes, – nunca me gustó la navidad.

Pero…

Esta, es especial…!Te amo lola!

Que pasa ?-  preguntó el médico.

-Ha venido sin documentación, – contestó el celador.

 

 

 

 

 

 

,