Compañeros

He compartido un tiempo maravilloso con unos compañeros, tan diferentes entre si,

que hicieron mis vacaciones, esplendidas, llevándome a lugares y épocas tan dispares,

como emocionantes.

Viajamos por los sombríos paisajes de la esclavitud.(Sombras de África),

continuamos vuelo con las golondrinas a Estados unidos(guerras de secesión),

después de un breve descanso,  aterrizamos en Alejandría en la lucha de poder de los reyes Ptolomeos, Cleopatra en su  despliegue de riquezas, lujo, orgías. Roma, con Julio Cesar, Marco Antonio, Octavio, entre guerras y pillajes sometiendo al  mundo a sus voluntades(Ocaso de Alejandría)

Entre engaños, chantajes, y extorsión periodística, recorrí las calles de Perú(Cinco esquinas)

En mi viaje a Cartagena buscando como habitualmente en mercados de antigüedades,

me llevó a descubrir secretos familiares que no podía imaginar(Tras el sol de Cartagena)

Pero, el más sencillo de mis compañeros fue capaz  de llenar las fibras más sensibles de mi alma.(Me llamo Lucy Barton)

Sin palabras

Un adiós que no se dice,

un gesto que no se hace,

una etapa, una estación,

pasan sin que nadie la detenga.

El cansancio, el silencio,

la falta de interés, de motivación,

de ilusión, es el adiós  lento y sin movimiento alguno.

La perdida de confianza,  prepara el camino,

los oídos dejan de escuchar,

los ojos dejan de ver,

la piel deja de sentir…

 

En la notaría…

Con paso lento y voz cansada entró en la notaría,

pidió lectura del testamento,

deseaba dejarlo claro antes de morir,

su memoria empezaba a fallar, temía perder la confianza,

mientras el notario leía, sus familiares silenciosamente se ausentaban de la sala.

Unos oportunistas  /Ciudadanos/  esperando sacar ventajas,

insisten en querer ayudar.

La enorme deuda de la /ilustre / familia, causada por el continuo robo de la empresa /familiar/, hacía difícil el rescate.

Cada sobre que el notario abría daba ganas de vomitar.

Estos delincuentes con el disfraz de /respetables/ permanecían con los puños aferrados

a la silla , del notario…

_Doña María España, -¿Sigue usted ahi?

_Pregunta el notario…

Apariencia

Era azul casi transparente,

el movimiento de sus olas rozaba mis pies,

esa caricia fria erizaba mi piel,

la vista fija en el horizonte buscaba una señal que me despertara.

Sólo él, en su continuo y rítmico murmullo, jugaba con mi pensamiento.

Mis ojos recorren sin querer cada cuerpo semidesnudo,

que marcando el paso de los años, cuenta una historia diferente,

caminando entre tumbonas, sombrillas, chanclas, sombreros, toallas…

Sólo parece  UNIRNOS΅ esa gran masa de agua,  que todos miramos  de frente.

 

 

Camino a la libertad.

Gisselle Hinojosa

Cuando se nubla el camino, la vida se nubla también, el alma reconoce lo irreconocible, pero pierde el destino para si mismo. Cuando la lluvia se acobarda dentro de tu casa, cuando tus ventanas se humedecen y no logras ver los pasos de la gente, es cuando sabes que estas llegando al filo del abismo. Decides si saltar, o quedarte ahí, de pie, en medio de la nada y con el viento revolviendo la poca sobriedad que resta de ti. Esperas, ves como la nada se lleva las últimas lágrimas, giras el pie un poco, indeciso, respiras y sientes como el pecho se ensancha y el miedo se aferra a tu espalda. Cuentas los segundos en retroceso, los cuervos vuelan sobre tu cabeza, el viento ha dejado de soplar, miras tus manos y te desconoces las heridas. De pronto, una luz te toma de la playera y te arrastra hacia…

Ver la entrada original 21 palabras más