Era el final…

Me encontré, cuando no me buscaba,

me ví, cuando no me miraba,

cuando me entregué a la debilidad, afloró mi fuerza.

Cuando creí, que era el final…

La calle bifurcada, me mostró ramales desconocidos.

Cuando la voz silenciada, frenó el eco de las palabras,

la mano sobre el papel, movió el lápiz,

dibujando figuras,  que no sabía, que existían…

 

Pau

Resulta dificil quedarse indiferente, al escuchar las maravillosas letras de Pau Donés,

su voz llega, y, llena el corazón;  ¡Ese canto a la vida.!

Humo, canción de su albun 50 palos,

invade  el alma, nuestra esencia más preciada es: vida,

es presente, es ahora.

 

Aquella paloma…

Aquella paloma cansada, se apartó del camino,

plegó sus alas, secó sus ojos,

mirando la oscuridad del exterior,

se refugió en el interior,

desconcertada, decepcionada,

sentada en un rincón, curando sus heridas,

tragó en soledad su pena.

Fuera de intrigas, rumores, suposiciones,

su pico se cerró, su mente y corazón debatían,

si continuar el vuelo, o mantenerse en aquella sombra.

 

Sólo en ese momento

En ese momento, en que la quietud es absoluta,

cuando tu interior cae en el vacío,

soltando todo apego, ( material, espiritual, familiar,social, etc),

sin esperas, con manos y mente vacías.

Sólo ahí,  estas tú!…

Libre!!!

Voz y memoria

Era ella,

con su vestido azul, con la cara lavada,

pintura roja en los labios,

con la mirada perdida detrás de sus gafas negras,

un nudo en la garganta le impedía pronunciar palabras.

Repentinamente una voz conocida la sacó de su letargo,

lo miró, pero fué  incapáz de recordar quien era,

Sólo esa voz se mantenía en su memoria!

Una guitarra, un saxofón, una melodía,

despertando el alma de aquella mujer.

 

Visión

Te busqué con la mirada y la palabra,

escuché tu sermón, tus quejas, siempre buscabas culparme,

tu perfección acompañando tus fríos desplantes,

tu actuación para el drama, no puedo negar, ‘¡ era inigualable!

Yo estaba ahí!

Sé que sólo te viste a ti,

Llorabas, sufrías, eras la victima…

Disfráz

Nos  disfrazamos de mil colores,

simulando una paz que no tenemos,

un amor que no sentimos,

compramos lo que no podemos,

comemos lo que no debemos,

gastamos hasta la ultima gota de nuestra energía,

seguimos como corderos en comercios saturados.

¡¡¡¡Es navidaaaad!!!!.

Felicidades!!!,  – hemos comprado jamón, gambas, carnes

turrón duro, blando, masapán, miel, azucar, harina…

AAhh, sales de frutas, aspirinas…

 

 

 

 

Creí…

Creí sentir tu corazón,

creí llegar al interior de tu mirada,

creí palpar la profundidad de tu alma,

creí ver sinceridad en tus palabras,

creí que …

Sé que volverás…

Sé que volverás aunque hoy, no lo creas!

Sé que volverás a mirar de frente, y  a  ver la luz en tu camino,

sé que volverás a sentir amor a plenitud, a reír a carcajadas,

sé que volverás a levantarte en medio de la tempestad,

sé que volverás a sentir ese fuego que aviva la pasión,

sé que volverás a creer en otros ojos, otras miradas, otras palabras,

con igual o mayor intensidad, Sé que volverás…

Idealizando!

El día que te separas te empeñas en idealizar una relación inexistente,

empiezas a olvidar todo lo que no te gustaba,

ahora resaltas los pocos momentos buenos que has tenido.

El día que te separas te olvidas que deseabas encender la luz,

la radio, escribir, leer , a media noche.

Ahora que puedes moverte a tu ancha en tu cama,

extender los brazos,  saltar por la casa, hacer gimnasia,

disfrutar” tu aquí ahora!

Ahora sólo quieres  perder el tiempo,” Machacándote!