Despedida

Abrí la puerta del balcón, te dejé partir,

con la puerta del armario abierta saqué todo lo viejo,

el aire frío entraba por la ventana,  yo sentada en el borde de la cama inspiraba y expiraba al compás de la música de un acordeón que vibraba en mi pecho.

Tenía que irse, su tiempo se había cumplido,

en estado de alerta esperaba el nuevo sustituto,

abrí los brazos con la expectativa….

Gracias 2018.

 

Tiempo

Un nuevo tiempo, o talvez una parada en el ya existente,

el miedo, el cambio, la incertidumbre, es posible,

pero la incomprensión existente parece inaceptable…

Decidí esconderme…

Cubrí mis ojos con las gafas de sol,

mi boca con la mascarilla,

mis dedos dentro de mis guantes,

mi cuello detrás de la bufanda,

mi abrigo cubría mis rodillas,

las botas escondían mis pies.

La tensión seguía en el ambiente…

el policía pedía el tiket de compra,

Todos sospechosos!!

Pero,

Covid, seguía al asecho…

Troncos secos…

Veo desde el cristal unos trocos secos,

antes eran invisibles, pero hoy,  a pesar de los nublos,

rebrotan con  hojas rojas, naranjas,

mi mirada se fija en ellos.

Hay belleza en lo más insignificante.

En el horizonte, una gran gama de grises,

da paso a los azules y casi blancos de las nubes.

Un ligero sol empieza a abrir,

potenciando los verdes y amarillos del suelo…

Mi casa grande…

La guerra invisible había pasado,

nos mirabamos de frente,

reconocíamos el amor en cada rincón,

nos abríamos a los demás, y vencíamos los miedos…

La fuerza del sol, iluminó nuestro semblante,

el poder de la tierra alimentó nuestros cuerpos,

las abejas nos dieron su miel.

Mi casa grande llena de calles, parques y confetis,

se llenó de multiples colores…

Eramos uno!

Los pies…

Los pies corrían por las calles,

nuestras familias agarradas de las manos,

se abrazaban, comían, reían juntas.

Caras de mil colores, mil lenguas se escuchaban.

Sin importar las aparentes diferencias,

un corazón enorme nos unía!

a

De pie…

De pie en la ventana,

mi vista baja a la acera,

dos naranjos llenos de naranjas y flores de azahar, dan color y olor al espacio.

Recorro la calle vacía,

mi mirada sigue el movimiento y canto de los pájaros,

que de arbol en arbol saltan sin parar.

Vuelan solos, pero en el suelo, parecen comunicarse.

Una mancha amarilla cubre parte del suelo.

jamargos y diminutas margaritas se abren en el parque.

Un perro corre, una mujer con mochila le sigue,

los pájaros continúan su juego,

mis ojos pegados a la ventana, sienten calma,

elevo la respiración, con la expiración, me siento en el borde de la cama…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

V

 

 

Desde mi ventana…

Desde mi ventana, miro el verde de un parque sin bancos,

los pájaros asoman sus cabezas y saltan de un olivo a otro.

Las bandadas suben y bajan al suelo, algun paseador de perros fuma.

Dos palomas se acercan, los vencejos huyen, algunos se esconden entre las hojas.

Giro la cabeza hacia dentro, una cama deshecha, el edredon cuelga al suelo.

En la radio de la mesita de noche, una entrevista sobre el papel de la unión europea,

en la crisis del “Covid19″.

Yo pierdo el horizonte.

Pájaros y palomas planean en el aire.

Qué puedo hacer?… una pequeña empresa, dos empleadas…

el gobierno no sabe que existimos, invisibles autonomos al servicio de la salud.

Trabajamos cara a cara con nuestros pacientes.

No hay metro de distancia…”Somos DENTISTAS”

Defensa!

Ahí estaba yo, defendiendo lo indefendible.

Pidiendo clemencia para él.

Con las rodillas clavadas al suelo,

en mis noches de desvelos.

Las cuentas del rosario,

resistiendo los callos de mis dedos.

Mi voz y mi llanto, cubriendo el miedo,

el chal de mis hombros, tapando mis heridas,

las gafas de sol, disimulando moretones…

y yo, seguía frente al juez…

¡defendiendo lo indefendible!

Mil palabras

Quizas dí por sentado mil palabras,

que no dije.

Quizas olvidé que creciste en otro tiempo.

Tú con mil razones,

yo con mil perdones,

yo queriendo huir,

mientras tú, buscabas el frente…