Carnabal…

En éste baile de máscaras, te disfrazas de paloma,

despliegas tus alas de mariposa, abre las pinzas, cual cangrejo,

y… destrozas mis dedos,  cuando no espero…

Anuncios

La vida de Irene…

Caminando sin rumbo por las calles, duermo entre cartones,

necesito trabajo: toco una y otra puerta, todas se cierran en mis narices.

Doña Lali, abre, me mira de arriba abajo, mis ojos miran al suelo,

ropa harapienta, sucia, zapatos rotos, descoloridos.

Ella, me levanta la barbilla, ——¿cómo te llamas?, con voz casi inaudible respondo —-¿Tienes hambre? —-respondo con la cabeza,  —–un plato caliente me reconforta, me hace pasar al baño, una ducha y ropa limpia.

—-¡Me queda grande!, ese olor a limpio, me hace recordarla, a ella.—- ¡Mi madre!…

Dos lagrimas corren por mis mejillas…

Brindemos por…

Brindando por lo que quieras,

por ese fuego instantáneo, que pasó sin quemarte,

por esa mirada, que sin profundizar dejó huellas,

por esa luz tenue, que filtró por tu ventana.

Por este año que haz vivido ,con más luces que sombras!!!

Brindemos!!!…

Un año más…

Una pesadilla llamada navidad,

Si,

es noche buena, de comercio a cocina,

de cocina a comercio, si no sigues el ritmo marcado,

enfado asegurado.

Te falta la gamba, es poco el pescado,

corriendo a la calle, cajera agobiada, mis pies no responden.

Sonríe!, sonríe!…Es navidad!…

Una mañana fría

Una bandada de piojos, cayó en su cabeza,

recorriendo a su ancha su pelo fino, esas patas, casi transparentes se escondían.

Una mano al asecho buscaba cazarlos con desesperación, pero, esa mañana fría, sería su fin.

Entrando en acción una máquina corta pelo, hizo su agosto.

—-¿Ahora que hago?… ,   —–‘¡¡¡-Estan dentro de la cabeza!!!

 

Ahora qué!

¿Que pasó?…

con el amor que no dimos,

Con las palabras que no dijimos,

con la ilusión que perdimos,

con el momento que no disfrutamos,

con el tiempo que borró el instante…

Hoy, buscando en la maleta del pensamiento,

encuentro la impotencia, que no exploté,

ese manotazo, que por miedo no dí,

esa mano invisible, que me empujó hacia atrás,

no dí un paso al frente…

Mirando la pared que forman los  años…

Quiero ser, ese pájaro que “aparentemente” nunca fuí,

Volar, Volar, hasta que el horizonte se pierda en el infinito!…

Puedo???

 

 

Con S, o, con C…

Buscando el nombre exacto de la palabra,

una ciclogénesis imperfecta, se estaciona en la punta de mi lengua,

tratando de entrar al lugar, donde reside  el olvido.

No saber si es, con ”S” o con ”c”, importa poco.

Palabras descompuestas en el ojo del huracán,

recorren  boca y cerebro,

impidiendo la plena comunicación.

Con impotencia añoro, ese rincón apartado,

que sin razón aparente, se ha quedado dormido…

 

Anlukijole!

Ese ángel de luz sonriente,

acerca la luna a la corriente,

en la ”kiaridad” de la ventana,

José Luis siente una nana,

ese león con su pijama,

responde a gritos desde su cama…

Ese cordón…

Unos grandes ojos me miraban,

su cara redonda como la luna,

pelo abundante, con un rictus en sus labios,

sentí que me sonreía.

Ese encuentro tan profundo me impactó,

esa sensación tan indescriptible, como inolvidable,

permanece en mi interior.

Muchos años después,

mi compañera de trabajo abre la puerta del despacho,

y …

Nos seguimos mirando igual que el día de su nacimiento.

Feliz cumpleaños!

 

.

 

perma