Buscando la paz…

Ayer después de un desencuentro casero,

me acerqué a la iglesia, entré al confesionario,

mientras le explicaba al cura la situación,

el teléfono móvil empezó a sonar,

metí la mano en el bolso,

no había manera de encontrarlo para silenciarlo,

me vi obligada a sacar todo y ponerlo en el suelo,

en medio de mi sofocación,

el cura acercó la cara a la rejilla de la cabina,

al moverme mi pie tropezó con un spray pimienta que llevaba,

el líquido se disparó y fué directo al ojo del cura,

que ciego gritaba con todas sus fuerzas,

mientras me maldecía…

El gato…

Me senté en un rincón del bar,

una copa siguió a la otra,

y, otra, otra, otra,

un gato tumbado en mis pies saboreaba los aperitivos.

La camarera empezó a bajar las persianas,

la gente salió del local.

Olvidé mi dirección, sabía que un olivo había en mi puerta,

el gato decidió acompañarme, subimos a la copa del arbol.

Los rayos del sol aparecían en mi cara,

mi cabeza colgaba del hombro del bombero,

mientras me bajaba del techo de mi vecino.

Yo creí en el gato…¿Que me daría de beber?

¡ Gato traidor!

Parece mentira…

—Le dijo —”Porqué hacerlo facil, si dificil tambien resulta”

Pedro se empeñó en seguir la máxima,

maría-no dijo nada… encogió el hombro,

el fuego en la cocina  seguía encendido,

nadie miró.

La familia sólo sentía y aspiraba el humo de la comida quemada…

y

Ahora el fuego arrasa las cortinas…

Ciudadanos que llegan a la plaza de la constitución ven las ventanas,

con troncos  secos empujan el cristal,

no sé…

Entre luces y sombras

Mirando por la ventana del hotel la luz penetraba muy tenue,

ella se asomaba al ver su sombra reflejada en el cristal

una fuerte tormenta borró todo pensamiento,

sin saber como terminar aquella carta, la voz del camarero irrumpió con fuerza,

escondida detrás de la puerta sacó su arma, disparó  la ultima bala antes emprender su viaje al Paris nocturno de sus sueños…

Confianza

Ese niño que saltaba de barca en barca,
su hermano menor agarraba la cuerda,
su risa y el movimiento del agua,
salpicaba mis pies.
Veía la tranquilidad con la que jugaban en el puerto marino,
estaban aparentemente solos,
compartían conmigo su alegría
no entendía sus palabras en croata,
pero, sus gestos, su complicidad,
su confianza mutua, me producía envidia…

Mi lugar…

Tus manos cálidas calmaron mi ansiedad,
tu sonrisa fresca ilusionó mi corazón,
tu palabra suave tranquilizó mi miedo,
tu mirada profunda desnudó mi alma.
Sentí tu abrazo inocente, bonito,
tu voz melosa, sincera,y, en ese instante,
mi querido niño! supe que ese era mi lugar.
Tú, eres mi lugar!…JL

Vacaciones…

Gente que va y viene,
mil caras, mil expresiones,
paisajes, carreteras, hoteles,
maletas que suben y bajan,
autobuses, choferes, guias.
Sabores, desencuentros, horarios.
“corre,corre,corre!!
La foto!!!

Parece que fué ayer…

Cuando tus ojos se posaron en los míos,
tu boca sedienta buscaba el calor de mi pecho,
tu mirada profunda escrutaba el interior de mi alma
sin palabras, lo decíamos todo.

Muchos años despues,
celebramos el cumpleaños de una bella mujer.
Mi hija niña, mujer,
mi niña amiga, madre.
Mi niña…

…¡QUÉ FRÁGIL ES EL AMOR!…

DENTRO DE MIS SUEÑOS...

caraluna2

…¡Qué frágil es el amor

cuando no se siente como un@ espera,

cuando la balanza no es equitativa

y nos perdemos en la nimiedad de lo absurdo!…

…¡Qué frágil es el amor

cuando se desliza por callejones extraños,

cuando hay más espinas que rosas

y lo que recojes no es el fruto de lo que siembras!…

…¡Qué frágil es el amor

cuando lo que imaginastes no se hizo real,

cuando lo oscuro se antepone a la luz

y desorienta en el camino de tu vida!…

…¡Qué frágil es el amor

cuando la magia ya no seduce,

cuando preferirías la soledad a la compañía

y así poder aliviar el alma!…

…¡Qué frágil es el amor

cuando lo buscas y no lo encuentras,

cuando quieres ser a su lado

y no llegar a la meta en solitario!…

…¡Qué frágil es el amor

cuando te respondes tu mism@ las preguntas,

cuando crece el…

Ver la entrada original 60 palabras más

Anoche soñé…

Quería cambiar el boli por la tecla,
mi mano derecha se resistía.
La izquierda medio dormida,
al ver la insistencia de la derecha por lo antiguo,
cargó la impresora con nueva tinta.
y
medio desnuda quise probar.
De pie frente al boli,
mi boca se abrió y le dije__¡Ya te conozco!

Sin más dilación,
mis piernas avanzando,
decidieron salir de lo conocido,
e iniciaron el paso hacia el cambio…