Si, soy la mujer…

Si, soy el ser que abrió tus puertas a la vida,

soy quien abrió tus ojos, enseñándote el valor,

soy la madre, maestra, niñera,

soy la fuerza, que saltó los muros, ignorando consecuencias,

soy la furia que, con mi niño a cuestas, derribó  obstáculos al andar,

soy la sombra que con los brazos abiertos, impidió la muerte del amor.

Pero, tambien…

Soy aquella que mató, en defensa propia,

soy la amante, amiga, y compañera de ese ¨imbecil¨,

que presumiendo de su fuerza,

destrozó mi cara, mis manos, mis piernas …Mi ilusión.

Soy aquella que unió los trozos de autoestima,

levantándome, por encima del lamento, miedo, y dolor,

defendiendo mi propio corazón.

Si, soy la misma mujer…

 

 

En la notaría…

Con paso lento y voz cansada entró en la notaría,

pidió lectura del testamento,

deseaba dejarlo claro antes de morir,

su memoria empezaba a fallar, temía perder la confianza,

mientras el notario leía, sus familiares silenciosamente se ausentaban de la sala.

Unos oportunistas  /Ciudadanos/  esperando sacar ventajas,

insisten en querer ayudar.

La enorme deuda de la /ilustre / familia, causada por el continuo robo de la empresa /familiar/, hacía difícil el rescate.

Cada sobre que el notario abría daba ganas de vomitar.

Estos delincuentes con el disfraz de /respetables/ permanecían con los puños aferrados

a la silla , del notario…

_Doña María España, -¿Sigue usted ahi?

_Pregunta el notario…

Buscando el precio…

images

Bolsas y maś bolsas,

calles repletas, mesas llenas de trapos,

miles de manos buscando el precio, la talla, algunos leen etiquetas,

colores marrones, negros, tierras, oscuros,

pesados abrigos, estanterías revueltas,

lo cogen, lo tiran, lo dejan,

las tarjetas de créditos entran, salen, se caen,

los dependientes con los pies hinchados repiten una y otra vez:

-¡Siguiente! ¡Siguiente!…

Salimos sobrecargadas, llegamos a la casa,

dejamos las bolsas en el salón, nos quitamos el abrigo,

sonreímos- ¡objetivo conseguido!

Unos segundos después…

-¿donde lo pongo?

¿Lo necesito?   __

¡Mañana lo cambio!…

 

Cielo e infierno…

El sonido persistente de las campanas de la iglesia,

hizo que mi  “Mente” saliera de la ducha,

presurosa se sienta en el primer banco,

el cura habla del cielo y del infierno.

Sale del templo, confusa,

ella seguía sin estar, en ninguno de los dos lugares,

sin encontrar respuesta,

regresa a la ducha,

se consuela, pensando que ni él, los conoce!

Recordándote!

Madre, amiga, maestra, compañera,

Que lejos y a la vez tan cerca!

Hoy soy mayor que cuando te fuiste,

Te recuerdo como eras,

creo que sólo por fuera he cambiado,

los mismos miedos, sentimientos, curiosidad,

el mismo amor a la libertad.

Otra piel, otra mirada,

una familia que no conociste,

forman parte de tu raíz,

Tu esencia vive,!

esos lazos de amor traspasan el tiempo ,y la distancia,

mientras mi memoria y corazón sigan latiendo!

Extraña diversión!

Un nuevo país, un pequeño pueblo,

disfrutando de una explendida comida,

en casa de mis nuevos amigos,

después del postre, unos exquisitos pasteles caseros,

el aroma del café recién hecho, invadía el ambiente.

Una animada charla, con risas, preguntas, juegos,

en la calidez de una bonita tarde,

mi anfitriona se levanta de la mesa.

y.. Dice—-

Ahora iremos al cementerio a dar un paseo!

Con los ojos como platos me quedé!….

Entre dos estaciones

Me detengo en las tapas de mis cajas de colores,

flores lilas, violetas, rosas,

en la azul, unos bailarines se toman de las manos,

al abrirla, camisetas interiores, bufandas, calcetines, guantes, bolsos.

La naranja?

CON  SU FUERZA SE IMPONE, !no necesito abrirla para lmaginar lo que guarda!

pero,

la quiero abrir,  el sol del verano acompaña tirantes, bermudas, bañadores.

En este intercambio de colores,  se abre el armario,

negros, marrones, burdeos, tostados,

hacen su entrada,  empujando a los demás,

su grosor ocupa tanto..  espacio….

apenas me cabe la mano!

De repente una tormenta,

relampagos, truenos, granizos,

el miedo me paraliza!

la luz se apaga, la radio no funciona,

el cubo de la basura arrastrado por el viento,

el agua recorre con fuerza la calle,

Yo de pie entre dos estaciones,

despidiendo el verano,

con expectación recibo el otoño.

En el tren…

Subo a un tren desconocido,

las redes, las vías, las ventanas,

un nuevo paisaje a cada instante!

En cada parada,

mil historias, en maletas, bolsos, chaquetas,

miradas, perdidas, entretenidas,

encerradas, en lecturas, buenas, muy buenas, regulares.

Mi imaginación juega en cada minuto de mi viaje,

detrás de cada escena, hay “vida”,

vidas diferentes, distantes, cercanas.

De repente,  mi mirada, se detiene,

en aquella,  pequeña flor, ¡ creciendo entre las vías!

¿Eres Tu?…

Detrás de la puerta…

Al cerrar la puerta,

un fantástico momento de silencio me acompaña,

me aquieto, me descalzo,

con los ojos cerrados,

la busco a ella.,

la amiga y compañera,

la soñadora incansable.

Desvistiendo cada pieza de su ropaje,

cansancio, temor, dudas, culpa,

dolor ajeno y suyo que tambien llevaba puesto.

Ya en la ducha disfrutando a tope,

uno de sus placeres favoritos,

la crema, el perfume,

y ese olor a limpio de las sábanas recién puestas,

Abre las páginas de aquel preciado libro,

se adentra en el paisaje de otro tiempo…

Mis recuerdos!

palencia000La universidad abría sus puertas,

los alumnos corrían a sus aulas,

yo, igual que los demás me acercaba a la mía,

en la recepción una auxiliar conocida,

me saluda besando mi mejilla.

Los estudiantes nuevos y antiguos,

Se saludan, ríen, comentan sus anécdotas,

En el aula miramos ansiosos nuestros relojes

despues  de una tensa espera,

un alumno se asoma a la ventana y pregunta:

_¿Sabe alguien si viene el profesor?

En mi asiento, con la cara de mil colores,

mi mente en blanco, lo había olvidado,

¡Yo era la profesora!