Confianza

Ese niño que saltaba de barca en barca,
su hermano menor agarraba la cuerda,
su risa y el movimiento del agua,
salpicaba mis pies.
Veía la tranquilidad con la que jugaban en el puerto marino,
estaban aparentemente solos,
compartían conmigo su alegría
no entendía sus palabras en croata,
pero, sus gestos, su complicidad,
su confianza mutua, me producía envidia…

Mi lugar…

Tus manos cálidas calmaron mi ansiedad,
tu sonrisa fresca ilusionó mi corazón,
tu palabra suave tranquilizó mi miedo,
tu mirada profunda desnudó mi alma.
Sentí tu abrazo inocente, bonito,
tu voz melosa, sincera,y, en ese instante,
mi querido niño! supe que ese era mi lugar.
Tú, eres mi lugar!…JL