En la multitud…

En medio de esa calle repleta de gente, maletas , autobuses.

Siento mi lengua pegada al paladar, la saliva también se marchó.

Entre dos columnas, incapaz de articular palabras, perdida en ese céntrico espacio de la ciudad… no sé cómo, preguntar por la salida.

Es talento?…

Si lo tienes, no lo crees

por más que quiero… no veo,  lo que tú ves, sin siquiera mirar.

KPVF

Era el final…

Me encontré, cuando no me buscaba,

me ví, cuando no me miraba,

cuando me entregué a la debilidad, afloró mi fuerza.

Cuando creí, que era el final…

La calle bifurcada, me mostró ramales desconocidos.

Cuando la voz silenciada, frenó el eco de las palabras,

la mano sobre el papel, movió el lápiz,

dibujando figuras,  que no sabía, que existían…

 

No podría vivir sin…

No podría vivir sin esos compañeros que llenan el alma,

me enseñan, me entretienen, me consuelan, me levantan,

puedo llorar, reir, soñar,

recorro el mundo, liberando mi adrenalina en las persecuciones más intensas.

Me sobresalto en esos planos de oscuridad, mi miedo estalla…

Entablo simpatías y antipatías con los personajes más extraños e inexistentes, — ¡los siento, como una parte de mi!

¡¡¡Libros, libros, libros!!!

¡NO MUERAN NUNCA!!!

 

Visión

Te busqué con la mirada y la palabra,

escuché tu sermón, tus quejas, siempre buscabas culparme,

tu perfección acompañando tus fríos desplantes,

tu actuación para el drama, no puedo negar, ‘¡ era inigualable!

Yo estaba ahí!

Sé que sólo te viste a ti,

Llorabas, sufrías, eras la victima…

Memoria dormida…

Una tarde de otoño, Laura inicia su paseo rutinario por el parque,

sentada en su banco favorito, se percata que la sombra de una persona la observa,

en ese momento de incertidumbre, el viento empieza a mover las hojas caídas, rozando sus zapatos.

Una nube cubre el cielo, una serie de relámpagos, truenos, unas fuertes gotas caen sobre su cara,

la luz se refleja por todo su cuerpo, produciendo en  ella una sensación sorprendente.

Otro tiempo y otro lugar; se hacen presentes.

Sus labios repetían con desesperación….     Arturo! , Arturo!   llamaba angustiada,

sus manos apretadas, sus dedos encogidos, su rostro desencajado,

lagrimas, lluvia, nubes, truenos, relámpagos,

su corazón palpitaba ,desconsoladamente!…

Lo esperaba,!  lo buscaba!,

“ahora en el parque ,”lo veía claro”

En medio de la tormenta, toda su memoria dormida,

despertaba, en aquel instante!

Laura!  Laura!   gritaba el bombero….

Juntos

Podemos decir que somos diferentes.
individuales o únicos.
Más, observa lo que pasa
cuando nuestras energías se unen.
Las ideas y los resultados se juntan
y se multiplican
más de lo que podemos hacer como
” Tú” o como “Yo”.

Oh, que maravillosas pueden ser las cosas,
cuando la perfección en nosotros
es lo que vemos.