Era él…

Si, era él, entró sin llamar a la puerta,

aunque sabía que vendría, me sorprendió su llegada.

Un montón de luces de colores y ruido asomaba por la ventana,

la sidra, el cava y el sorbete, teléfono, felicitaciones, campanadas en la tele,

en el aire un montón de papeles multicolores,

risas, y más risas… era el momento presente.

Mañana la rutina sigue su curso…

Te llamabas amor…

Te llamabas ?

Amor…

Cuando cayó tu disfraz y vi tu cara desnuda,

tus ojos no me miraban a mi,

tu lengua afilada gritaba,

tus manos protegían tus bolsillos.

Miré mi bolso abierto sobre la mesa,

incapaz de recordar tu nombre… desperté

Entre la nieve y el fuego

El frío recorría su cuerpo, las llamas del volcán sofocaban su espíritu.

Laura en medio de la incertidumbre se sentía paralizada,

miraba el camino de frente, era incapaz de dar un paso,

en un lugar conocido se sentía repentinamente perdida…

un timbrazo en su puerta le obligó a poner un pie en el suelo,

iniciando así la carrera por el pasillo…

En la multitud…

En medio de esa calle repleta de gente, maletas , autobuses.

Siento mi lengua pegada al paladar, la saliva también se marchó.

Entre dos columnas, incapaz de articular palabras, perdida en ese céntrico espacio de la ciudad… no sé cómo, preguntar por la salida.

Carnabal…

En éste baile de máscaras, te disfrazas de paloma,

despliegas tus alas de mariposa, abre las pinzas, cual cangrejo,

y… destrozas mis dedos,  cuando no espero…

La vida de Irene…

Caminando sin rumbo por las calles, duermo entre cartones,

necesito trabajo: toco una y otra puerta, todas se cierran en mis narices.

Doña Lali, abre, me mira de arriba abajo, mis ojos miran al suelo,

ropa harapienta, sucia, zapatos rotos, descoloridos.

Ella, me levanta la barbilla, ——¿cómo te llamas?, con voz casi inaudible respondo —-¿Tienes hambre? —-respondo con la cabeza,  —–un plato caliente me reconforta, me hace pasar al baño, una ducha y ropa limpia.

—-¡Me queda grande!, ese olor a limpio, me hace recordarla, a ella.—- ¡Mi madre!…

Dos lagrimas corren por mis mejillas…

Brindemos por…

Brindando por lo que quieras,

por ese fuego instantáneo, que pasó sin quemarte,

por esa mirada, que sin profundizar dejó huellas,

por esa luz tenue, que filtró por tu ventana.

Por este año que haz vivido ,con más luces que sombras!!!

Brindemos!!!…

Un año más…

Una pesadilla llamada navidad,

Si,

es noche buena, de comercio a cocina,

de cocina a comercio, si no sigues el ritmo marcado,

enfado asegurado.

Te falta la gamba, es poco el pescado,

corriendo a la calle, cajera agobiada, mis pies no responden.

Sonríe!, sonríe!…Es navidad!…