Sin palabras

Un adiós que no se dice,

un gesto que no se hace,

una etapa, una estación,

pasan sin que nadie la detenga.

El cansancio, el silencio,

la falta de interés, de motivación,

de ilusión, es el adiós  lento y sin movimiento alguno.

La perdida de confianza,  prepara el camino,

los oídos dejan de escuchar,

los ojos dejan de ver,

la piel deja de sentir…

 

Esencia

Me olvidé decirte que tu eras el amor,

vestido de sol, de luna, de nube , de estrella o de canción.

Me olvidé decirte que el tiempo era el amor,

con luces, sombras,  frescura o calor.

Me olvidé decirte que eras la calle, el camino, el callejón,

eras la rosa roja y la más sencilla flor,

que eras la risa, la lagrima, y la más incierta emoción.

Memoria

Ella corrió tan de prisa como pudo,

hizo señales con las manos, gritó a todo pulmón,

otros pasajeros del autobús  llamaron la atención del conductor,

pero éste, no paró.

Agotada, su corazón salía del pecho, sentada en un banco esperaba el nuevo autobús,

había perdido la cita en el médico, el reloj en la pared parecía no avanzar,

iban y venían  viajeros y autobuses a diferentes lugares,

maletas, bolsas, vendedores, compradores, cruzaban la estación.

Después de una larga espera a punto de llegar la hora prevista de salida,

unos ojos conocidos se posaron en ella,

—¡No puedo creerlo! se dijo

_ Si, es él!

Se habían despedido allí hacía  25 años …

Tenía que subir al autobús…

Nos despedimos ayer?

No, no  lo recuerdo, ¡Mi memoria!

Invisible!

A veces, es tan dificil que fluyan las palabras,

a veces cuesta tanto, que una lagrima brote.

Un nudo en la garganta que persiste!

Quisiera un grito, tan fuerte que rompiera,

en mil pedazos, esos lazos invisibles,

que destrozan el alma, sin que nadie pueda verla!

Huellas

IMG_0001La tarde que te conocí,

mi corazón latía de prisa,

mi emoción desbordante se incrementaba,

escuchaba con que fuerza y pasión presentabas tu programa.

Una mezcla de curiosidad, miedo, alegría contenida, fluía en mi interior.

Durante mucho tiempo deseaba encontrar una clase como esa,

al fín lo había logrado. ¡ “No podía creerlo”!

Si,

crecí, tu profesionalidad, generosidad,  calidad humana,

dando siempre un paso más, respetando la individualidad de cada uno.

Repentinamente un visitante inesperado,

entró en nuestra aula con tal violencia, haciendo saltar por los aires,

pinceles, paletas, oleos, acrilicos, tintas, lienzos.

Nosotros, paralizados en un rincón,

no podíamos nombrar, ese “cáncer ” que nos arrebató

nuestro preciado “Maestro”

 

 

 

 

Dibujándote!

Quiero verte, sentirte,

plasmarte en el papel, en sólo tres lineas,

libres , vibrantes!,

que expresen sin palabras, ese gesto que describen,

esa sensación que sientes,

esa luz que reflejas,

ese dolor, ese cansancio,

que se pierde entre las sombras, que yo puedo percibir.

Una vertical, que no limite tu camino,

una horizontal, señalándote hacia “donde”,

una oblicua, que te lleve a recorrer los puntos cardinales,

ir y volver si lo necesitas, sin que linea alguna, acorrale tu libertad.

Mis queridos “ToTeKa”

 

 

Dormida …

Aquella tarde,

con las mascaras caídas,

los guantes blancos amasando el lodo,

el hombro bajando de la oreja,

y ese pequeño levantando la cabeza,

mi voz cansada dejando de gritar,

la sombra despejando el paisaje,

y el niño dejando de llorar.

Seguía sentada en el mismo rincón,

tratando de recomponer mi cuello al quedarme dormida en el sofá…

Pequeñas vacaciones

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Caminando por el puerto, mirando al mar ,la brisa golpea mi cara,

fotos, rincones, esculturas, momentos que quiero retener,

esa pequeña flor que crece en la unioń de dos baldosas,

entrando a una majestuosa catedral ,la mano extendida de un mendigo, detiene mi paso,

zapatos que se mueven con prisa, otros, plácidamente,

mezclando el murmullo de la gente,

el sol, reflejando sus rayos  sobre pieles multicolores, hacen agradable nuestro paseo.

Un helado se derrite entre mis manos,

su café le quema los labios, nos reímos, nos quejamos,

pero, continuamos disfrutando de unas  pequeñas vacaciones.

Un cansancio diferente, gafas de sol, de lectura,

manos llenas de información, queriendo probar y disfrutar cada plato típico,

cada leyenda, nuestra retina y corazón quieriendo interiorizar cada  detalle de cada lugar.

 

Alma desnuda

Quisiera poder volar,

volar tan alto, que  perdiera de mi vista la realidad conocida.

Como pájaro sin rumbo, cruzaría el horizonte, dejando atrás el mar,

continuaría  un vuelo sin fronteras, donde sólo mi cansancio, me detenga.

Dejando espacios, mentes, limitaciones,

y,

con el cuerpo cubierto por la magia de la curiosidad.

Pero,

si éste, me impidiera vivir ese  momento,

mi alma desnuda abriría sus alas, recorriendo el firmamento.

 

 

Mujeres unidas!

Rompamos-

el marco que nos encasilla,

el silencio que nos encierra,

el miedo que nos aturde,

la soledad que nos aisla,

la pared que nos impide dar un paso,

el pensamiento que nos acorrala,

la incertidumbre que nos corroe,

la ansiedad que nos enferma,

la autocompasión que nos impide avanzar…