Mi casa grande…

La guerra invisible había pasado,

nos mirabamos de frente,

reconocíamos el amor en cada rincón,

nos abríamos a los demás, y vencíamos los miedos…

La fuerza del sol, iluminó nuestro semblante,

el poder de la tierra alimentó nuestros cuerpos,

las abejas nos dieron su miel.

Mi casa grande llena de calles, parques y confetis,

se llenó de multiples colores…

Eramos uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s