Buscando la paz…

Ayer después de un desencuentro casero,

me acerqué a la iglesia, entré al confesionario,

mientras le explicaba al cura la situación,

el teléfono móvil empezó a sonar,

metí la mano en el bolso,

no había manera de encontrarlo para silenciarlo,

me vi obligada a sacar todo y ponerlo en el suelo,

en medio de mi sofocación,

el cura acercó la cara a la rejilla de la cabina,

al moverme mi pie tropezó con un spray pimienta que llevaba,

el líquido se disparó y fué directo al ojo del cura,

que ciego gritaba con todas sus fuerzas,

mientras me maldecía…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s