Confianza

Ese niño que saltaba de barca en barca,
su hermano menor agarraba la cuerda,
su risa y el movimiento del agua,
salpicaba mis pies.
Veía la tranquilidad con la que jugaban en el puerto marino,
estaban aparentemente solos,
compartían conmigo su alegría
no entendía sus palabras en croata,
pero, sus gestos, su complicidad,
su confianza mutua, me producía envidia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s