Nieto caballo…

Una cálida mañana de verano, imaginaba descansar, cuando el estruendo de una puerta me sobresaltó, mi corazón acelerado se levantó de la cama,  cuando lo vi correr como un caballo, recorría sin descanso el pasillo de mi casa ” ese nieto caballo” me intranquilizó, no paró de tirar puertas, gritar, chillar, yo lo miraba deseando que callara, pero él aumentaba la intensidad.  No sabía si quería que desapareciera el verano, él, o yo… Y así llegó el fin de las vacaciones de verano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s