Memoria

Desde el coche miraba hacia la carretera, mi mente no se detenía en el paisaje,

el miedo seguía instalado en la rigidez de mis manos.

Después de cuarenta años regresaba al hogar de mi infancia,

era incapaz de olvidar aquella noche que huí desesperada tras la muerte de mi madre y la desaparición de mi hermano acusado de comunista.

Delante de la cuneta en  el borde del carril, recibía  los restos de mi vecino que también desapareció…

Anuncios

Un comentario

  1. Katia Villalba feliz · julio 29, 2018

    Me gusta!!! Quiero saber más…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s