Aquella paloma…

Aquella paloma cansada, se apartó del camino,

plegó sus alas, secó sus ojos,

mirando la oscuridad del exterior,

se refugió en el interior,

desconcertada, decepcionada,

sentada en un rincón, curando sus heridas,

tragó en soledad su pena.

Fuera de intrigas, rumores, suposiciones,

su pico se cerró, su mente y corazón debatían,

si continuar el vuelo, o mantenerse en aquella sombra.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s