Me gustabas…Pero!

A cada vuelta del tambor de la lavadora,
yo me acercaba al cristal y sonreía
veía como se desgarraba, chillaba,
con el roce que producía ese botón
sobre la puerta.

Destrozado por el tiempo,
por la lejía, y ese poderoso
detergente,..”por fin te perderé
de vista” maravilloso vaquero!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s